¿Para qué?

¿A quién le puede importar? ¿A quién le podría servir?

Éstas habían sido dos interrogantes que merodeaban en mi cabeza con cierto escepticismo. Lejos de conseguir sus respectivas respuestas, habían logrado frenar mi creciente necesidad de desahogar y compartir con otros por escrito lo que estoy sintiendo, lo que estoy viviendo.

Tengo 39 años de edad. Estoy felizmente casada. No tengo hijos. Y tengo cáncer de mama.

Me lo diagnosticaron el 21 de diciembre de 2013, luego de someterme a una cirugía para extirparme un nódulo en la mama izquierda y 10 ganglios, incluyendo el ganglio centinela.

Mi vida cambió para siempre.

Sentada a la orilla de la cama de la habitación, en la clínica, un llanto doloroso fue transformándose en uno lleno de paz. Mi conversación con Dios esa noche fue corta, pero profunda y trascendental.

“¿Para qué?”, le pregunté a Él. Todos los días trato de interpretar Su respuesta. Mi intento por entenderla es lo que me motoriza, me inspira, me da energías y alegría para vivir.

Con mucha humildad, creo haber entendido que mi enfermedad puede ser sanadora, puede salvar vidas. Este proceso por el que aún transito, tiene un sentido. Ha servido, está sirviendo y servirá para algo. Al menos, esa es mi esperanza.

Todo lo que pasa en la vida, por más terrible o doloroso que sea, sirve para algo o para alguien. El sufrimiento con sentido nos purifica, nos fortalece, nos hace renacer y crecer.

Es una gran oportunidad, así lo veo y vivo día a día. Tengo cáncer, pero muchas cosas dentro de mí ya sanaron.

Por eso estas palabras que escribo hoy reflejan mi triunfo ante el silencio y ante el escepticismo que aquellas dos interrogantes me generaban.

Ojalá mi experiencia pueda realmente servirle e importarle a alguien. Así, la enfermedad como tal, cobrará un sentido mucho más profundo. Entonces, todo habrá valido la pena.

Advertisements

6 comments

  1. Karina,
    Me quedo impresionada con esa capacidad de comunicarnos tan fuerte experiencia y por la sinceridad de tus palabras. Dios te inunde de salud para que puedas seguir compartiendo tu espectacular energía positiva.
    Margaret

    Like

  2. Nos sirve mucho Kari, no todas las personas que tenemos algún tipo de Cancer somos tan Fuertes y positivas y el leer todo lo que compartes me da La Paz y fuerza para luchar.
    Es una enfermedad incierta, en la que hoy te sientes bien pero no sabes qué más venga mañana y tenemos que saber cómo manejar el cambio de situación y sentimiento ante cada noticia o resultado que nos dan los médicos… Dios nos siga dando fuerza mi compañera de enfermedad.

    Like

    • Como bien dices, la vida es incierta, Mari. Independientemente de las circunstancias que nos toquen vivir. Me emociona poder transmitirte fuerzas para seguir adelante. Tú también me la das a mí. ¡A seguir celebrando la vida, compañera!

      Like

  3. Karina: te abrazo desde la distancia sin conocerte. Te deseo fortaleza y sanación completa. Elevo una oración al cielo por ti y te envío toda la buena energía del mundo. Gracias por compartir tu historia.
    Mariana

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s