Linfedema… mi alita herida

A pesar de los tiempos y contratiempos vividos desde que tengo cáncer, he corrido con una gran suerte. Hasta hace muy poco, no había tenido síntomas notorios de la enfermedad y había podido manejar, e incluso revertir, los efectos secundarios de los tratamientos.

Pero hace casi tres meses, apareció un efecto secundario que ha logrado condicionar mis capacidades físicas. Se trata de un linfedema, un edema producido por el mal funcionamiento del sistema linfático. En mi caso se manifestó con la inflamación parcial de la mano y del antebrazo izquierdos, donde hay acumulación de linfa.

Es una situación que me impide realizar actividades que requieran de esfuerzo. La indicación médica es no usar la mano. Obviamente, amasar pan está dentro de esas actividades… ¡Cómo extrañamos el aroma y el sabor del pan casero que solía hacer!

Poco a poco he ido tratando de paliar el impedimento, pido ayuda cuando la necesito y trato de aceptar (aunque me cuesta un poco) que debo adaptarme a mis nuevas limitaciones.

En dos de mis cuatro cirugías, me extirparon numerosos ganglios axilares de ambos brazos. Esto no le permite a mi organismo recibir alertas de infección en esas zonas, además del riesgo que significa para el adecuado funcionamiento del sistema linfático.

Mi mastólogo, el Dr. Lucas Cogorno, me explicó desde la primera cirugía los cuidados que debía tener para evitar el linfedema, cuya aparición puede ser inmediata o muchos años después de la intervención quirúrgica. Uno de los cuidados era el no cargar ningún peso superior a los tres kilos por brazo.

Todavía no sabemos exactamente qué fue lo que provocó mi linfedema más de tres años después de la extirpación de mis ganglios axilares, lo cierto es que está en una fase incipiente, controlable. Lo más difícil ha sido programar mi mente para que evite usar la mano izquierda.

Paralelamente, he tratado de entrenar mis brazos como si fueran balanzas, calculando el peso de cada objeto que pretendo cargar, desde una simple bolsa cuando voy de compras, hasta el bolso que uso para trasladarme hacia Buenos Aires para recibir mis tratamientos.

Todos los que me conocen saben de mi condicionamiento para realizar esfuerzo o cargar peso y están siempre atentos para tenderme una mano.

Cuando voy al almacén de Juliana, o Juli como la solemos llamar, en la comunidad rural donde vivimos, si Raúl no me acompaña, ella me prepara las bolsas con la comida que compro y las pesa en la balanza antes de entregármelas, asegurándose de que no excedan mi “peso permitido”. Un gesto que agradezco y valoro con el corazón.

A pesar de lo incómoda y delicada que es la situación, voy adaptando y creando nuevos métodos de funcionamiento, para armar una nueva “normalidad” en mi vida. Tengo una “alita” herida, pero aún así no dejo de volar, de soñar… y de vivir intensamente.

Linfedema liberatemariposa
Volando con cuidado…
Advertisements

12 comments

  1. Dios no nos pone retos que no podamos llevar adelante! Eres un ejemplo de determinación y constancia para superar las circunstancias que la vida te ha puesto por delante! Esta es una más que vas a superar con éxito tengo plena confianza que así será.. Todos los días estás en mis oraciones y Dios está ahí llevándote de la mano con amor.. mucha fuerza, animo, equilibrio mental y fe.. te quiero y admiro mucho mi Kary.. un fuerte abrazo!!

    Like

  2. Con esa fuerza interna que tienes ya llevas laaaaargo rato volando alto Karina! Nada dura para siempre, sigue confiando que muchos Ángeles están haciendo su trabajo al lado tuyo.

    Like

  3. Niña linda; Dios no nos pone pruebas que no podamos superar. Ten mucha fe y verás que Dios te ayudará a cargar cualquier carga.tqmmmmm

    Like

  4. Hola Karina

    Te mando un beso grande para vos y Raúl.

    Siempre sigo tu blog. Me alegra escucharte siempre con esa fuerza!

    Gran cariño para los dos

    Saludos

    Lucas Cogorno Enviado desde mi iPhone

    > El 5 ago. 2017, a las 13:19, ¡Libérate Mariposa! escribió: > > >

    Like

    • Hola Lucas! Qué alegría nos dio leer tu mensaje. Valoro mucho que sigas el blog, es realmente un honor. Para nosotros eres parte fundamental en esta historia. Agradezco a Dios que te haya puesto en mi camino. Gracias por tu profesionalismo y por tu calidad humana. Raúl y yo les mandamos a ti, a Miguel, a tu papá y a toda tu familia muchos cariños. Besos!

      Like

  5. Hola Kari !!! Que buen gesto el de Juli !!! seguro te aprecia mucho , vos sabes como hacerte querer . Te quiero hermosa . Un beso

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s