El costo de tener cáncer

Se caen el cabello, las cejas y todo el vello corporal. La piel pierde color, el cuerpo cambia, duele y se debilita.

Cuando una persona tiene cáncer, la enfermedad y sus tratamientos generan efectos secundarios, adversos e inevitables. Se ven afectados los aspectos físicos, emocionales, mentales e incluso, espirituales, significando cambios importantes en la vida que se tenía hasta el momento del diagnóstico.

Pero hay un aspecto del que pocas veces se habla, a pesar de que su impacto en nuestras vidas es tan potente como la enfermedad misma.

Me refiero al aspecto económico. Ningún paciente con cáncer está exento de acarrear consecuencias económicas a partir de esta enfermedad. Los casos de bancarrota tras un cáncer son numerosos, aunque muchas veces invisibles.

Visitas médicas, estudios, tratamientos, medicamentos, traslados, llamadas y mensajes telefónicos, viajes para recibir atención médica lejos del lugar de residencia, son solo algunos de los gastos que surgen con el cáncer.

No siempre se puede seguir cumpliendo con los compromisos laborales. El tiempo y las energías se convierten en bienes destinados fundamentalmente a enfrentar la enfermedad.

Los ingresos tienden a ser cada vez menos y los gastos cada vez más. Las angustias se multiplican y con ellas, nuestro sistema inmune se hace frágil.

La realidad de cada paciente varía según el país de residencia y sus leyes sanitarias, las condiciones de los hospitales del lugar, si se cuenta o no con algún plan de medicina privada, si existe acceso a los medicamentos, estudios y profesionales de la medicina, entre muchos otros factores.

Con frecuencia, la situación económica puede llegar al extremo de no poder pagar por la comida y los servicios básicos para tener una vida digna. De allí los casos de familias que recurren a la venta ilegal de un medicamento oncológico para poder comprar alimentos.

Es una batalla que se libra minuto a minuto, en la que el dinero empieza a jugar un papel decisivo a la hora de resistir la enfermedad.

Manejar la angustia y la incertidumbre que trae un cáncer es sumamente difícil. Si le sumamos el factor laboral y el factor económico, puede llegar a ser devastador.

En nuestro caso específico, hemos tenido que hacer malabares económicos para convivir con mi cáncer. Raúl y yo tuvimos que suspender nuestra actividad laboral desde hace tres años, porque la enfermedad ha exigido, y sigue exigiendo, de toda nuestra atención, energía, de nuestro tiempo y sustento.

Durante todo esta etapa, hemos podido subsistir gracias a nuestros ahorros. Pero, la necesidad de poder reactivar nuestras actividades profesionales es imperante.

Mis consultas médicas, estudios, medicamentos y tratamientos están cubiertos por un plan de medicina pre-paga, al que estamos suscritos desde que llegamos a vivir al país en el año 2009. Esperamos poder seguir costeándolo. De lo contrario, contemplaríamos la posibilidad de atenderme en un hospital, donde se brindan los mismos tratamientos y también están salvando a muchas personas con cáncer.

Por suerte, a pesar de todas las complicaciones, nuestro proyecto de construir una casita en una comunidad rural de Argentina pudo concretarse en medio de mi proceso médico. Gracias a Dios, hoy tenemos un techo propio, aunque le falten muchos detalles de construcción.

El papá de Raúl, mi suegro, quien ya no está físicamente con nosotros a raíz del cáncer, solía decir algo que me parece muy sabio: Más vale una moneda en un momento de necesidad, que muchos billetes cuando ya es demasiado tarde.

¿Qué necesitas? ¿Cómo ayudo? Estas suelen ser preguntas clave hacia alguna persona con cáncer. Las respuestas pueden abarcar: desde una tarjeta de teléfono pre-paga, asumir un mes de la factura de la electricidad, comprar un kit de aseo personal, costear el pasaje de autobús para ir al médico, completar el costo de un remedio, hasta pagar por un mercado de comida.

En internet y en las redes sociales destacan algunas iniciativas (personales, comunitarias, privadas, gubernamentales y de organizaciones sin fines de lucro) que buscan concienciar y proponer ideas para atender los problemas económicos que enfrentan las personas con cáncer.

A pesar de que no todos podemos ofrecer apoyo económico y de que no todos los pacientes de cáncer están dispuestos a aceptar ese tipo de ayuda, es importante que la sociedad esté al tanto del efecto que ejerce este aspecto dentro de la enfermedad.

El cáncer puede despojarnos de nuestra salud y de nuestros recursos económicos. Por eso la tranquilidad, en estas circunstancias, es algo que no tiene precio.

SAMSUNG
Uno de mis tratamientos
Advertisements

4 comments

  1. Mi querida Mariposa de luz, tengo 15 días sin Internet y Cantv gracias, no resuelve nada. Te escribo gracias a una vecina. Siempre pendiente de ti y tus mejoras. Nunca decaigas mi niña, que Dios esta de tu lado, a pesar de todos los inconvenientes, el no abandona a sus hijos predilectos y tu eres uno de ellos. Por Caracas pasando muchos inconvenientes de todo tipo pero hacia adelante que todo pasa nada es eterno si no Dios. Siempre estas en mis oraciones y te mando muchos besos y abracitos apurruñaditos.

    Like

    • Querida María Virginia, muchas gracias por estar siempre pendiente y tenerme en sus oraciones. Sus mensajes y abrazos me hacen sonreir! Así es, Dios está de nuestro lado, protegiéndonos y guiándonos. Lamento lo de internet… Espero que lo puedan resolver pronto. Le mando otro abrazo muy grande!

      Like

  2. Mi querida Mariposa de luz, ayer hicimos el Via Crucis en mi cuadra, como todos los años. Me tocó hacer el altar de mi edificio, que corresponde a a estación de la Virgen de La Dolorosa, coloque su imagen, la de la Rosa Mistica y varios ángeles acompañándolos. Aproveche para hablar con María y pedirle por ti. Estoy segura que escuchó esa petición salida con devoción de mi corazón. Recibe muchos besos y abracitos apurruñaditos.

    Like

    • Cuánto agradezco que le haya hecho esa petición por mí a nuestra madre María. Lo aprecio y valoro mucho, María Virginia. Le mando muchos besos y abrazos. Siempre me alegran sus mensajes.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s