Enfrentando un diagnóstico de cáncer

Saber que alguien comparte un mismo diagnóstico, genera un sentimiento de solidaridad inmediato.

En este post, anexo una carta que le escribí hace un tiempo a una muchacha muy joven que, como a mí, le habían diagnosticado cáncer de mama.

Desde que la escribí, fui comprobando que el texto también le podía servir a muchas otras personas víctimas del cáncer.

Hoy quería aprovechar el alcance de este medio para ofrecer unas palabras de aliento a quienes sienten la desesperación y la angustia que genera el diagnóstico de esta enfermedad.

Si lo deseas, puedes leer la carta que se encuentra más abajo, compartirla a través de alguna red social (usando los enlaces que aparecen al final del post), o si prefieres la puedes descargar.

¡Gracias por ayudarnos a seguir viviendo con esperanza!

Para descargar la carta, presiona el siguiente enlace: Carta- Enfrentando un diagnóstico de cáncer

Hola,

No nos conocemos. Pero supe de ti a través de alguien que te aprecia y desea que estés bien. Tengo entendido que estás transitando un momento difícil a partir de tu diagnóstico de cáncer.

Me tomé el atrevimiento de escribir estas líneas, que espero te lleguen de forma oportuna, porque sentí la necesidad de transmitirte un mensaje de alegría, amor y esperanza.

La vida es un viaje muy íntimo y singular. Cada caso de cáncer es distinto, pero creo que existen algunas circunstancias que sí son comunes. Por eso quería compartir contigo un pedacito de mi experiencia, tal vez pueda servirte para poder sobrellevar esta nueva etapa de tu vida.

Hoy ya tengo 39 años de edad, pero el 21 de diciembre de 2013, a mis 35 años, fui diagnosticada con cáncer de mama.

En ese momento, mi esposo y yo teníamos la ilusión de irnos a vivir al campo, una semana antes habíamos comprado un terreno para comenzar a construir nuestro sueño. Todo esto tuvo que ubicarse en un nuevo plano, la prioridad ya era otra.

Como escribí antes, cada caso es diferente. El mío ha tenido sus complicaciones. A los pocos meses de mi diagnóstico falleció mi mamá, ha sido realmente muy duro no poder tenerla conmigo en todo este proceso. Me han tenido que operar en cuatro oportunidades, mi cáncer hizo metástasis en distintos lugares y he pasado por varias quimioterapias y radioterapias.

Pero lejos de asustarte con mi historia, mi intención es transmitirte que todo lo que nos pasa en la vida, por más terrible o doloroso que sea, sirve para algo o para alguien. El sufrimiento con sentido nos purifica, nos fortalece, nos hace renacer y crecer.

A pesar de lo dura que puede ser esta enfermedad, he comprobado que, al mismo tiempo, es una oportunidad maravillosa para seguir creciendo espiritualmente. No sólo yo, sino también todas las personas que están a mi lado. Esta experiencia tiene el poder de transformar vidas a través del amor, del respeto, de la comprensión, la humildad y la paciencia.

Hay recomendaciones que son generales para cada proceso médico, pero con mucha humildad me gustaría hacerte algunas sugerencias basadas en mi vivencia.

– Llorar, sentirte molesto, triste, con miedo e impotencia es totalmente válido y lógico. Es importante permitirte sentir y expresar todas esas emociones.

– Esta enfermedad, como cualquier otra, independientemente de su gravedad, es muy solitaria. Quienes te rodean intentarán entenderte y aliviarte, pero sólo tú sabrás realmente qué es lo que estás sintiendo y es casi imposible poder explicarlo con palabras.

Es una situación que puede ser frustrante tanto para ti como para los demás, pero es totalmente natural que eso suceda, por eso es mejor aceptarlo y agradecer la buena voluntad de todos para ayudarte.

Durante la quimioterapia me di cuenta que casi siempre olvidamos escuchar a nuestro cuerpo y estar en calma.

Te invito a que aproveches esos momentos en los que tal vez no sientas fuerzas y necesites descansar, para mirar dentro de ti, para tomar plena conciencia de tu respiración y de los latidos del corazón, para agradecer el milagro de la vida y para disfrutar de permanecer en un descanso sereno que ayudará a tu cuerpo a recuperar energías.

– El cáncer golpea de una manera muy particular a la persona joven. A edades como las nuestras se produce una serie de incertidumbres y temores que logran paralizarnos. Nos aterra pensar sobre la posibilidad de no poder hacer todo aquello que veníamos proyectando en nuestra mente, como por ejemplo estudiar, trabajar, casarnos, tener hijos, viajar o tener un hogar propio.

Sin embargo, te digo que no temas, porque todo lo que construyes en tu mente y sientes en el corazón puede ser real. Esta tormenta pasará y llegará la calma, y a partir de ese estado podrás valorar mucho más cada instante y cada detalle de tu vida.

No dejes de soñar y de hacer planes, siempre y cuando sean factibles, para que no generes frustraciones innecesarias. Pero, sobre todo, disfruta del aquí y el ahora. Es lo único que realmente sabemos y tenemos. Dios siempre nos guiará en el camino a seguir con cada amanecer.

– Nunca subestimes el poder de la mente. Todas las señales que generes con tu cabeza son recibidas por tu cuerpo, tu corazón y tu espíritu. Por eso es tan importante que alimentes tu mente y todo tu ser con pensamientos de amor y optimismo. Limpia tu alma de cualquier rencor o pensamiento turbio, no desperdicies tiempo ni espacio con sentimientos que te hagan sufrir.

Recuerda siempre que amar y amarnos es la primera medida que nos puede conducir, no tan sólo a sanarnos, sino más bien, a no enfermarnos. Amarnos significa cuidarnos. Cuidarnos significa alimentarnos, tanto física como espiritualmente, con todo aquello que no nos perjudique ni genere daño. Comer bien, ejercitarnos, rezar o meditar, cultivar nuestro intelecto y procurar una actitud humilde, bondadosa y alegre ante la vida.

Tengo confianza en la medicina y fe en Dios de que te irá muy bien y que pronto estaremos viviendo una etapa nueva, usando esta experiencia como aprendizaje de vida.

Te envío un abrazo fuerte y mis mejores deseos para ti y tus seres queridos. ¡Cuídate mucho, ama y vive con alegría!

Karina Orozco

Advertisements

2 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s