Día 6. Rayos de esperanza

¡Volví al tratamiento!

Esta es una noticia fenomenal y fundamental. Por eso la celebro con todo mi corazón. Ayer miércoles tuve la aplicación #6, restarían sólo 4 para completar el tratamiento.

Han sido días de mucha incertidumbre, no me he sentido en mi mejor estado, pero la tranquilidad de saber que puedo continuar la irradiación a mi cabeza para tratar los focos malignos, me da esperanza y ánimos.

Como comenté en el post anterior, me habían realizado una Resonancia Magnética de cerebro. En la misma, no hay evidencia de edema (inflamación del tejido cerebral). Tampoco nuevos focos de la enfermedad, incluso, según la visión y experiencia del neurocirujano que revisó mi caso y comparó otra resonancia previa al tratamiento, el Dr. Eduardo Pascualini, las imágenes indicarían que hay una respuesta favorable en algunas de las lesiones.

Esto quiere decir que los síntomas que estoy teniendo no corresponden a ningún tipo de afectación neurológica causada por los tumores o los rayos. Todo sugiere que es parte de los efectos adversos del corticoide (Dexametasona) que, por precaución y debido a un edema que ya está controlado, fue necesario suministrar.

Este medicamento es sumamente delicado, por eso su administración está siendo supervisada y debe mantenerse a lo largo de todo el tratamiento para protegerme de cualquier posible aparición de un nuevo edema por efecto de los rayos.

Mi mente y mi corazón están contentos… Pero, ¿Cómo me siento? Es un poco complicado explicarlo, pero haré el intento.

Me siento muy mareada, decaída, agitada, somnolienta, imprecisa, temblorosa, fatigada… Además, mi abdomen y mi cara se van inflando cada día más, como si se tratara de globos de aire que en algún momento van a reventarse.

Mi rostro se transformó a un punto tal que parezco un dibujo animado. No, no estoy exagerando. Empecé a adoptar, de manera totalmente involuntaria, una expresión parecida a alguien que está muy molesto con la vida, que tiene la boca llena de caramelos y en cualquier momento la va a abrir para lanzar al viento insultos contra el mundo. ¡Es muy gracioso!

La gente no sabe si voy a reír, a llorar o a insultar, es una situación que me causa mucha gracia, confieso que me estoy divirtiendo con la forma en cómo me veo físicamente. Además, empecé a salir a la calle con el pañuelo en mi cabeza y las reacciones no se han hecho esperar.

Es increíble cómo las mujeres, de todas las edades, me ven y casi se alejan como si les fuera a contagiar algo. Me siento un poco mal por ellas, pero honestamente, el hecho de sentirme con la cara hinchada como un globo me da tanta risa que me olvido hasta de que me estoy quedando sin cabello.

Con Raúl estuvimos pensando y buscando en internet alguna imagen que pudiera representar cómo luzco por este efecto “globístico” de mi cara, y justo conseguimos una imagen que se acerca bastante a mi aspecto. No paré de reír por un largo rato… y cada vez que la veo y luego me veo en el espejo, me genera tantas carcajadas que me encanta.

Los personajes mellizos Tararí y Tarará de la película de Alicia en el País de las Maravillas (la versión de Tim Burton, 2010), justo dieron con la imagen.

Sé que puede sonar cruel conmigo misma, pero reírse de uno mismo forma parte de conocerse y amarse. No me burlo, me divierto.

Comparto la imagen para reírnos y divertirnos un poco juntos, celebrando que retomé el tratamiento que me ayudará a sanar y seguir celebrando el milagro de estar VIVA.

kari-cara-hinchada
Así me veo…
Advertisements

10 comments

  1. Karina, supongo que me recuerdas… me enteré de tu blog y de la situación que tan valientemente estás enfrentando. Leí tus posts y creo que estás en el camino correcto, tu ánimo y tus ganas de vivir me inspiran.
    Hace unos años vivi una situación parecida con mi Papá, y entiendo y comparto lo que estás viviendo. Vives en Buenos Aires? Te recuerdo con mucho cariño y de corazón deseo que todo salga Super bien con tu tratamiento y que se convierta en una de esas historias de éxito para contar y contar! Te mando un gran abrazo, sigue luchando con esa entereza.

    Like

    • Querida María Alejandra! Por supuesto que te recuerdo, qué lindos momentos de nuestra adolescencia. Gracias por tus palabras y por tu apoyo. Lamento lo que vivieron con tu papá pero, al mismo tiempo, espero que el amor les haya inyectado la fortaleza necesaria para vivir con esperanza. En este momento estoy en Buenos Aires (Capital), donde recibo el tratamiento médico, pero vivimos en una pequeña comunidad rural en el campo. Te mando un abrazo fuerte, lleno de mis mejores deseos para ti y tu familia. Te recuerdo con mucho cariño!

      Like

      • Muchas gracias por contestar, me alegra mucho saber de ti despues de tanto tiempo. Así es Karina, eventos como esos nos llenan de experiencias, nos fortalecen como personas, y nos unen de una manera indescriptible a quienes los comparten con nosotros.
        Te preguntaba donde vives porque casualmente iré a Buenos Aires con mi familia en aproximadamente un mes. Mi hermano vive allá y vamos a pasar unos días. Me encantaría verte!

        Like

      • Qué bueno saber que este tipo de experiencia los haya unido y fortalecido, María Alejandra. Ojalá se dé la oportunidad de vernos, aunque mi día a día es muy incierto. Te mando un abrazo y beso grandes!

        Like

  2. Celebró con tigo compañera!!!… Retomar tu tratamiento y estar feliz por ello es formidable!, y más si estás con ese ánimo y alegría apesar de no sentirte muy bien…. Gracias a Nuestro señor Jesucristo!… El nos escucha y está con nosotros en cada momento, sigue fuerte para que me sigas contagiando con ese ánimo que te caracteriza y para que juntas nos demos fuerza para seguir en esto que nos ha tocado vivir.
    Te entiendo perfectamente de la reacción de las personas pero bueno, solo es levantar la mirada y seguir adelante luchando por lo que realmente es importante y eso es nuestra Vida!!!
    Abrazos de Oso desde Colorado y que Dios nuestro señor te siga bendiciendo.

    Like

    • Seguimos acompañándonos, Mari! Me encanta que nos demos fuerzas mutuamente. Te pienso y rezo por ti siempre. Dios nos sigue protegiendo y cuidando. Gracias por ese abrazo de oso!! Yo te mando otro lleno del verano que está llegando a Buenos Aires!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s