Llegó el momento

A veces los momentos no se buscan, simplemente llegan. Durante casi tres años he estado buscando el momento idóneo o más adecuado para empezar a compartir con otras personas mi experiencia con el cáncer de mama.

El miedo, la vergüenza y los celos por mi intimidad, han mantenido un arduo y constante debate con mi necesidad de drenar los sentimientos y pensamientos que me acompañan día a día.

Una imagen de tan sólo 6 milímetros tuvo la fuerza suficiente para darme ese impulso que tanto estaba evitando. Una posible metástasis en el cerebro, que pudiera comprometer mi capacidad para pensar, leer y escribir, por ejemplo, me llenó de temor y, al mismo tiempo, de coraje.

Hace unas horas tuve en mis manos el informe de una tomografía que realizaba por control de la enfermedad. En el cerebro apareció una imagen nodular, totalmente inesperada, que empieza a alterar, una vez más, el curso de mi tratamiento.

En este momento no tengo ganas de llorar. Ni siquiera estoy molesta. Tampoco estoy tranquila, pero intento mantener una espera silenciosa y paciente hasta tanto no se hagan estudios más completos y tenga un panorama más claro de la situación.

No sé si es el momento más ideal para presentar mi historia ante quienes ni siquiera me conocen. Pero de pronto sentí de manera muy profunda un fuego interior que me condujo a escribir y a dejar constancia de este momento tan extraño y confuso que estoy viviendo. En esta ocasión, no ofrezco tanta resistencia.

Advertisements

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s